Hot! Imaginar el futuro

La imaginación no tiene límites. Una frase trillada. Cierto. Pero muy clara. Gracias a ese vuelo sin límites, el ilustrador Frank Rudolph Paul viajó lo suficientemente lejos como para pensar y dibujar un mundo de ciencia ficción allá por 1939; el mismo que sirvió de inspiración para las creaciones de Ray Bradbury, Arthur C. Clarke, y Forrest J Ackerman, por ejemplo.

Por aquellos años, el mundo de la ciencia tenía poco conocimiento sobre las composiciones de cada planeta. Así fue que Frank hizo sus predicciones de lo que los humanos podían llegar a encontrar en caso de intentar habitar otros mundos.

Acá, un repaso por esa imaginación y las portadas de las revistas de ciencia ficción llamadas, por la baja calidad del papel, Pulp Magazines.

Visto Visualnews

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Leave a Reply

Su dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *